«

»

Ene 22

HOMO MELANOSPORUS y otros descubrimientos

Por un concurso de circunstancias una vecina me puso sobre la pista, hace 7 años,  de lo que será nuestro próximo viaje Express a Francia.

La ultima vez que estuvimos en Albi, la ciudad en la que nací y me críe, Gilberte, nuestra vecina, me contó dos cosas relacionada con la gastronomía, la primera era de la existencia de los extraordinarios pichones de Mont Royal y por eso estos pichones – que tantas alegrías dan a cocineros exigentes y amateurs avertis -acabaron viniendo a Madrid y acabaron con Higinio de distribuidor.

La otra cosa fue que me habló de un primo suyo que tenía una estrella Michelin y que era un restaurante único, en un pueblo pequeño del sur, especializado en trufa. Me enseñó un libro que este señor escribió sobre trufa. Y esto se quedó en mi memoria estos años.

Hace varias semanas que andamos buscando trufas de la mejor calidad, los que seguís el blog sabéis que compramos a Henras, proveedor de Robuchon, Vigato entre otros, pero esa misma semana me acorde de esa conversación y llame a mi vecina para ver si me podía dar el teléfono de su primo para ver si me podía recomendar algún proveedor excelente.

Gilberte, ese es el nombre de la vecina, me dijo que este señor se había retirado hace un año y había traspasado el restaurante a un joven que había venido de Mónaco y que si tenía ocasión no dejase de probar un brunch que hacen allí y que cuesta 130€ y es una jornada completa que incluye despues del brunch visita al campo a sacar trufas y visita al teatral mercado de Lalbenque –entre los 2 o 3 más importantes mercados de trufas del país- que es la pera limonera. Parece que viene gente de toda Francia a probar este brunch para luego acudir al mercado, gente del sector gastronómico y gente aficionada.

Por inercia busque por Internet y la primera vista del primer plato me dejo perplejo. Realmente me sentí mal porque pensé para mi mismo, vaya platazo hace un restaurante de pueblo Frances comparado con los nuestros. La verdad es que  era de un plato ***M. Veo otro plato y veo otro *** M. Ya pienso, no puede ser.

Me voy a ver el CV del susodicho cocinero y, HUFF ¡!!  me encuentro con que ese joven – Pascal Bardet– que había cogido la sucesión del primo de Gilberte fue ni mas ni menos que mano derecha de Alain Ducasse  y fue el jefe de cocina del Louis XV de Mónaco, buque insignia del imperio Ducasse durante 5 años y antes responsable de otros restaurantes del grupo durante 13 años más.

Vaya ¡! Esto merece un viaje. Además tengo pendiente ir a Albi  desde hace mucho tiempo para un tema muy personal.

Para los que gustan de la gastronomía, el restaurante se llama Le Gindreau ( www.legindreau.com ), esta en un pueblo perdido y el próximo 24 de febrero estaremos disfrutando de un brunch magnifico con un viaje relámpago de Iberia a Toulouse. Si alguien se quiere apuntar esa fecha está aún medio vacía. Esto está a 350 kilómetros de Donosti. La compra que podremos hacer en el mercado tambien merece la pena.

El caso es que sigo haciendo gestiones para ofrecer las mejores trufas de Madrid. Ayer llegaron 400 gr. de Trufamanía, sin duda hasta el momento han sido las mejores que hemos conseguido este año sin lugar a dudas.

Hemos puesto un acuario en el centro del restaurante donde se ven trufas y huevos trufándose.  El restaurante huele a trufa por todos lo lados.

Y hemos creado un plato que se llama HOMO MELANOSPORUS : 13 gramos de trufa laminada gorda para tener crocante, con unas rebanadas de buen pan tostado en leña de encina y flor de sal de San Fernando. Este plato, evidentemente no es barato pero por las caras de felicidad de los que los toman es un plato de autentica fiesta.

 

1 ping

  1. Un nuevo lugar de peregrinaje muy poco conocido aún

    […] Aqui el post en el que contamos la genesis del viaje a Le Gindreau: http://www.noselepuedellamarcocina.com/2015/01/22/homo-melanosporus-y-otros-descubrimientos/ […]

Los comentarios han sido desactivados.