«

»

May 14

Robuchon nos ayuda el día que vamos a cenar a Sant Celoni en familia …

Los días pasan a toda pastilla y quedan muy pocos o muy muy pocos ratos de tranquilidad para poder leer o estar en casa con la familia.

Por casualidad ayer antes de salir a cenar en familia a Sant Celoni caí sobre una entrevista realizada hace dos días para el prestigioso Le Figaro por Francois Simon, un crítico muy famoso en Francia, a Joel Robuchon, el mítico cocinero multiestrellado. La entrevista está muy bien y desvela algunas cosas sorprendentes en alguien de su trayectoria. Declara abiertamente que la cocina vegetariana será la de los próximos 10 años hasta el punto que dice que no se la quiere perder.

Concretamente dice: ” es ahora que se juegan los 10 próximos años. Se basaran en la salud, y en eso la cocina vegetariana será uno de los ejes de esta evolución. Yo quiero estar allí. Por eso, a pesar de la opinión de mis colaboradores más cercanos he decidido abrir un atelier en Bombay a final de año. Necesito aprender su cocina y seguir su talento para integrar legumbres y especias. Uno no se imagina como un simple plato de lentejas, garbanzos o calabacín o soja puede ser grande. Hoy me siento un aprendiz y reempiezo de cero.“.

A pesar de esto no considera que la cocina vegetariana sea la panacea ni comparte los efectos negativos de las corrientes de cocina de proximidad o kilómetro cero. Interesante.

Cósmicamente , en un momento de la entrevista ha reafirmado nuestro criterio al elegir un plato que pretendemos convertir en emblemático de la Bomba Bistrot e incluso nos dado una pista sobre el tercer acompañamiento que tendrá nuestro POULET ROTI DU DIMANCHEhttp://www.noselepuedellamarcocina.com/2013/05/05/en-busqueda-del-pollo-perfecto/ ):

Hay que dejar los platos sofisticados, buscar platos más simples, comprensibles : un pollo rôti con verduras de primavera. VOILA!!. Los clientes lo identifican enseguida y lo reclaman !.

No podía tener mejor confirmación de nuestro camino, tengo a mis espaldas 35 o 40 pollos :) . Mañana me llegan otros 6 y estamos acercándonos a un acabado perfecto o cuasi perfecto.

Aqui el link a la entrevista completa: http://www.lefigaro.fr/gastronomie/2013/05/03/30005-20130503ARTFIG00520-joel-robuchon-je-recommence-a-zero.php

En otro orden de cosas, teníamos en casa pendientes varias celebraciones y por unanimidad decidimos celebrarlo en nuestro restaurante favorito en Madrid: Sant Celoni. Hacia mucho tiempo que no salíamos juntos los 4 en un sitio serio de verdad, la última fue en noviembre para celebrar el cumpleaños de Sara que eligió Diverxo con una intensa sensación de añoranza de la primera etapa de David y la verdad es que no recuerdo un mejor acierto en mucho tiempo. Por resumir diré que volvimos a casa a la 1h00 de la mañana, rememorando en el coche camino a Pozuelo todos los platos de la cena y con una sensación de calida felicidad en el corazón. El sueño de cualquier cocinero, imagino, y seguro que este es el anhelo de cualquier gourmet y comensal.

La cocina es maravillosa, los platos nítidos, limpios, sabrosos, llenos de texturas… el paso en boca es maravilloso, los sabores muy persistentes…. no se puede pedir más en el lado cocina.

Recordaremos especialmente el ravioli de ricota ahumada con caviar Petrossian, Alverta Imperial. Extraordinario. Me habría tomado dos o tres más y los niños también, claro. Los Guisantes de Llavaneres con gamba roja y espuma eran un must. Incontournable como decimos en Francia. De entrada un pulpo con coliflor cruda suave y limpio pero de sabores limpios y contrastados, mix de texturas muy muy agradable y también unos espárragos muy logrados. De segundos, los niños optaron por el archifamoso jarrete, Maria tomó un plato sorprendente: Salmonetes con huevos estrellados, migas y el aceite de pimentón, otra vez un plato sobresaliente que llena la boca de matices , yo me pedí un pescado más sencillo inspirado por el texto de Robuchon que acababa de leer: Cabracho en lomos, con calabaza y curry. Maravilloso.

Bueno, tengo que añadir que las armonías que nos propuso David Robledo fueron muy acertadas todas ellas, pasamos por muchos registros incluida una manzanilla maravillosa y algunos clásicos que nos gustan mucho como el Viognier de Vallegarcia o el Chivite Colección 125 vendimia tardía y que el servicio de sala ha mejorado mucho, se le ve más cercano, más amable y espontaneo , bravo a Abel Valverde por haber sabido evolucionar hasta este lugar un servicio de sala de este tipo. Esto es bastante más difícil de lo que parece.

En definitiva ya tenemos claro donde celebrar el siguiente evento especial. 

 

Decididamente es nuestro restaurante favorito en Madrid, de lejos. Irreprochable