«

»

Feb 12

Alegrias y avatares

La verdad es que este trabajo depara muchas sorpresas. Muchas, la mayoría muy buenas e inesperadas, otras realmente tristonas.

A veces son grandes alegrias viendo como disfrutan clientes o incluso cocineros que cada vez a menudo más vienen los domingos a almorzar. Este fin de semana vino nuestro cocinero preferido de Madrid, el ** Michelin Oscar Velasco de Sant Celoni,  y nos alegro mucho ver como disfrutaban y pasaban un buen rato en familia en nuestra casa. Maria, bajó de Pozuelo para saludarles  y al salir, ya en la calle, estuvimos elaborando planes para un Gastronomic Touring Club  a algún destino especial. Que bueno !!

En otra mesa, el domingo uno de nuestros columnistas nacionales más reputados, Manuel Martín Ferránd y al que he seguido de forma regular por su columna en ABC comiendo con dos generaciones más de su familia. Disfrutaron de lo lindo con el tartare de atún y el ya famoso bulgogi y los molletes de David Chang con mayonesa de jalapeños y nuestra pieza secreta de carne curada con la técnica de Thomas Keller.

La verdad es que estas experiencias son muy gratificantes pero otras veces los esfuerzos por atender y prestar el mejor servicio chocan de bruces con el muro del incivismo: en un restaurante de 20 cubiertos una mesa de 4 personas representa el 20% del comedor.

No es normal que despues de confirmar hora y media antes del almuerzo  la hora y número de asistentes, acaben no presentándose y por ser demasiado tarde pierdas la mesa a pesar de tener lista de espera. Cuando llamas al cliente, media hora despues de la teórica hora de entrada, te comenta que se le ha pasado cancelar y cuando le dices que es completamente inapropiado, te dice que es complemente normal, que debes aconstumbrarte a que te pase todos los días y te advierte y amezana con ponerte verde en todos los chats, páginas y blogs que pueda…. En fin, menos mal que son pocos o muy pocos…

Lo cierto es que hasta las entradas de las malas peliculas se pagan , vayas o no vayas al cine. El teatro se paga, el cine se paga, el circo se paga, el avión se paga por anticipado, las habitaciones de hotel se reservan, otros servicios incluso algunos muy “caseros” las clases particulares se pagan haya clase o no.

Quizás algún día quizás se pague señal por reservar. Hay noches que hay mesas de 6 o 7 personas que tienen toda la pinta de estar hechas en varios sitios la misma noche para decidir en el último momento. Igual son imaginaciones mías.

 

 

9 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Jose

    Hola Christophe,
    más allá de la discusión acerca de pagar por la reserva, desde mi punto de vista, esto es una cuestión de educación y su carencia. Cada vez más es un mal extendido en todos los órdenes de la vida de la que formamos parte. ¿Normal? En absoluto. ¿Habitual? Lamentablemente, sí. Pero no por ello debemos aceptarlo o formar parte de ese círculo de mala educación en la que se menosprecia a los demás y el ofensor se pretende ofendido.

    Saludos,

    Jose

  2. Christophe

    Estoy 120% de acuerdo, a ver si entre todos hacemos evangelio.
    Saludos
    Gracias

  3. PedroH.

    Esta claro: hay que pagar por la reserva o abrir una lista negra

  4. Christophe

    En Paris hay una leyenda urbana que dice que los restaurantes más afamados comparten una.
    Por cierto existe otra leyenda urbana sobre otra lista compartida por mucho restaurantes que contiene de forma actualizada fotos y nombres de reserva de inspectores Michelin. No se si será cierto.
    La lista negra de clientes me imagino que todos acabamos haciendola pero es mucho más fácil de hacer si tienes sistema electronico de reserva tipo Libro de reservas o la aplicación que El tenedor pone a disposición de los restaurantes.

  5. Cesar

    Buenos días Christophe, puedes mirarlo por el lado positivo, ¿no crees que te has librado de un “mal cliente”? olvídalo cuanto antes y a otra cosa mariposa.
    Lo de la lista “negra” de clientes no creo que sea demasiado eficaz, además (…en mi opinión) da una imagen de elitismo y amiguismo que pienso no es bueno para este tipo de negocios.
    Podrías solucionarlo con poner un tiempo tope de retraso en la reserva,
    …si llegas 30 o 40 minutos tarde de tu hora, puedes perderla.
    Sigue a lo tuyo que vas por un camino estupendo.

    Por cierto, este fin de semana 16 y 17 de febrero se celebra la XI edición de la feria de la Trufa en Abejar (Soria) por si os apetece.
    Saludos

  6. Antonio Escot

    No te enfades, teniendo en cuenta la cantidad de gente sin educación que circula por el mundo, que esto te pase por primera vez después de un año funcionando, es un dato estadístico muy favorable.

    Desconocía que existía la práctica de reservar en varios sitios para luego escoger en el último momento donde ir, me parece una falta de respeto tremenda. Por suerte para ti, y para todos los que disfrutamos de vez en cuando de tu restaurante, este individuo no volverá a llamar, porque si es un cretino por teléfono, imagínatelo de comensal.

    Saludos

    Antonio

  7. Christophe

    Que buena pinta lo de la feria de trufa de Abejar: lo que pasa es que los fines de semana no nos podemos mover de aqui.
    Con respecto a la reserva es buena idea decir que al cabo de 20 minutos anulas pero cuando la mesa es a las 15h00, la hora a la que cancelas es muy tardía y la mesa, en la practica está perdida.
    Gracias por tus consejos y animos
    Ciao
    Christophe

  8. Christophe

    Hola Antonio, pues tienes razón: esta claro que la gente incivica son minoría y que hay que relativizar el “mal rollo” que produce este tipo de conductas.
    Un abrazo
    Christophe

  9. esperanza

    La mala educación, desgraciadamente, nos rodea. No te hagas mala sangre, hay personas que no se respetan ni a sí mismas ¡cómo para respetar a los demás! Sinceramente, creo que una buena idea seria lo que ya te han comentado, las reservas se mantienen hasta media hora después de la acordada, y después se dispone de ella. También es verdad que habrá veces que aún así no puedas cubrir el servicio si a un cliente que improvisa le dices que tiene que esperar por si hay alguna cancelación. Y el riesgo que corres de que te monten un follón si llegan 35 minutos después y ya has dispuesto de la mesa; es complicado sí.
    Hacia mucho que no comentaba, pero sigo leyéndote y en cuanto pueda, mi economia no pasa por el mejor momento, estoy deseando pasar por ahí. Se lo recomiendo a todo el que me pregunta por un buen restaurante por la zona. Un saludo y gracias por todo lo que compartes con nosotros. Esperanza.

Los comentarios han sido desactivados.