«

»

Dic 14

Cabrachos al horno, una delicia económica

Ayer a primera hora de la mañana estaba en Pescaderías Coruñesas viendo el extraordinario género que tenian.¡ Vaya género ! no sabía donde mirar.
El pescado ha empezado a subir: los besugos han hecho un sprint y van a la zaga de los percebes gallegos y las cigalas que se han escapado y van por 200€/kilo…. una barbaridad !! Bueno, como decía mi padre, no pico!! Pero sucumbí a los encantos de un par de magnificos cabrachos.
Este pescado lo popularizo Juan Mari Arzak en los años 70 con su famoso pastel de cabracho. Es un pescado curioso: sus espinas son venenosas incluso cuando el pez ha muerto así que ojo. Pero preparándolo como yo lo hago está magnífico y no puede ser más sencillo.
Se precalienta el horno a 180º, se pincela una bandeja con aceite y se cortan 3 o 4 patatas en rodajas finas. Se reparten bien por la bandeja, se dejan 20 minutos y al cabo de 20 minutos se meten dos cabrachos de 800 gr con un poco de sal dentro de la tripa (la tela negra se quita con un papel de cocina). Se dejan otros 20 -30 minutos hasta que cuando se introduce la punta de un cuchillo por la espina dorsal esta entra con facilidad.
VOILA!!
La patata se queda chip y la verdad es un plato realmente suculento. El cabracho esta aún en el peloton de cola a precio “razonable”, creo recordar que 18€.

3 comentarios

  1. Umami Madrid

    Christophe, buenísimo, un pescado barato, poco conocido y sabrosísimo, sobre todo la piel, con ese sabor a marisco de los pescados de roca. Admeás me vuelve loco la textura de su carne, tan durita. Si tienes oportunidad, vete al mercado de Maravillas, tienen puestos increíbles y, algunos, con una calidad de flipar – ahí están a unos 10 € / kg . Todo un descubrimiento para mi.

    Te has adelantado, tenía programado para el viernes un post con una receta “china” (más o menos) de cabracho. 😉

  2. David L.

    Todo sumado, para comprar pescado, “Maravillas” es una inmejorable opción. En concreto, tiene dos puestos colindantes especialmente interesantes.

  3. Jesús Fdez "El Pollito"

    Totalmente de acuerdo con Christophe e Íñigo: el cabracho, por fortuna de los que lo disfrutamos, no es muy popular en nuestro país. Y a mí me parece sensacional, del estilo del salmonete, con ese olor a marisco que desprende cuando se cocina…

    De hecho lo empecé a comer de rebote, porque mi madre lo compraba para hacer el pastel de krabarroka que comenta Christophe en el texto y un día me dio por sacarme un lomito, hacerlo a la plancha y… voliá!!!

    Como apunte, Santi Santamaría era un auténtico fan de este pescado. Creo recordar que en uno de sus libros tiene una receta con algún acompañamiento cárnico que no consigo recordar… lo miro y os digo.

Los comentarios han sido desactivados.