«

»

Jun 29

Huevos camperos al estilo Kobe

Cuando solicitaron 500 chalets adosados de madera en miniatura, la empresa no se lo creia. Pero iba en serio: el que hacia el encargo era una empresa ya asentada que surte a muchos de los grandes hoteles  5 estrellas como el Ritz, el Palace, el Wellington o el Miguel Angel y muchos restaurantes de Madrid, algunos famosos por sus huevos en medio planeta como Casa Lucio, sin mencionar embajadas… alguna “casa” de la carretera de La Coruña y las lenguas informadas dicen que son los que consume la Jefatura del Estado. Como dicen los de Made in China ¡ Te lo digo todo y no te digo nada ! :)

Volviendo al pedido, era un encargo insolito hecho por esta empresa para su nuevo producto estrella: huevos camperos de gallinas criadas en libertad que disponen de un chalet cada 10 gallinas, abundantes zonas de sombreado incluidas unas viñas a a sombra de la que se resguardan, zonas de comida y bebida e incluso…… música.

En la primera tanda, la empresa ha empezado por  5000 gallinas ponedoras, con el objeto de tener unos 3500 huevos.

Entre las peculiaridades que ha aplicado ‘Avícola Redondo‘ para el cuidado de sus gallinas destaca el uso de música, ópera en concreto, para amenizar la estancia de las aves en las jaulas. Según comenta  César Redondo, esta experiencia, que se comenzó a aplicar en octubre de 2010, les ha permitido comprobar “rápidamente” que las gallinas que escuchan ópera están más tranquilas y relajadas y tienen un mayor familiarización con la voz humana, hasta el punto de que no se espantan cuando alguien entra en las instalaciones y llegan a comer de la mano de las personas, un aspecto que se traslada a la calidad de los huevos. Vamos que solo les queda tener masajes como los wagyu de Kobe…. estoy por dejar la casa de Menorca este verano jeje ..

Por otra parte las particulares condiciones meteorológicas en las que se crían las gallinas, la granja situada en el faldón de Gredos y están cobijadas a una temperatura que oscila entre los 18 y los 22 grados, unidas a la aportación de aire y luz natural hacen que las gallinas coman mucho más de lo habitual pero que beban menos agua lo que aumenta la calidad de los huevos que son “más espesos” con una yema más densa y cremosa. Lastima que estos huevos nos lleguen con la ola de calor tan bestia que hay, al hacer tanto calor las gallinas beben más agua y el huevo no está como podría estar. No obstante haremos la cata comparativa con los de Valdemarta, en Brieva. Unos huevos que viajan a muchos de los mejores restaurantes de nuestra geografía.

He llamado a la explotación para ver donde comprar estos huevos y de momento en Madrid hoy mismo los está evaluando Angel Gómez del Mercado de Chamartin  y para los que no puedan esperar los encontraran en el Mercado de Maravillas ( en Bravo Murillo), en el puesto 99 Marcos Sanchez ( está en el lateral del mercado que da a la Calle Hernani). Marcos, cuando fui a por ellos me decía que los que lo probaban repetian, así que no hay duda.

 

8 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. David

    Formidable despliegue inmobiliario. Si mejoran el nivel de Valdemarta, pido otra hipoteca y me hago con un par adosados!

  2. Francisco

    Pues hoy probé los huevos. Uno con yema grande, otro con yema normal. Buenos huevos pero nada que ver con los de pueblo pueblo. Saludos.
    Enhorabuena por tu página, me parece fantástica

  3. Christophe

    Ahora qu lo dices me entran un par de ellos en la terraza de arriba.

  4. Jose

    Cuanto mejor vivan los animalitos de los que nos alimentamos, mucho mejor, pero esto se nos va de las manos. Música, masajitos y cervecita mientras ven el futbol :-/

    Las gallinas, que no son el colmo de la evolución en lo que a inteligencia se refiere, tienen estas cosas. Las de mis padres viven en un corralete bien majo y de vez en cuando se pasean por la huerta, rebuscando bichejos entre las acelgas, guisantes o habas. Ni confían, ni desconfían de las personas, aunque les toca la intimidad que entres cuando están poniendo; vergüenza gallinácea, supongo. Eso sí, si desefundas un tomate, una lechuga o, mucho mejor, unos restos de espaguetis, ¡te juran amor eterno! ¿Y los huevos? Los huevos bien, gracias.

    Saludos,

    Jose

  5. Morgenstern

    Ahora empiezo a comprender mejor eso de la burbuja inmobiliaria.

  6. Christophe

    Hombre, no creo que las pobres gallinas hayan contribuido a esa burbuja…. será culpa de los promotores !!

  7. David

    De altísima calidad estos huevos de Redondo, sino existiesen los de Valdemarta serían mi opción preferida, a falta de huevos corral de particulares. Los he probado uno frente otro dos veces y los huevos de Valdemarta han resultado ser más pigmentados, más bonitos de color, y más untuosos y sabrosos .

  8. Aitor

    A mi me los trae mi suegra de un pueblito de Coruña de una señora que tiene gallinas y es otra liga, son mas bien pequeños y cuando los bates el color es naranja intenso. El sabor increíble, alguna vez que me he quedado sin existencias y he tenido que usar unos de supermercado he dicho ¿pero que es esto?, no parece ni que los ponga el mismo animalito.

Los comentarios han sido desactivados.