«

»

Jun 06

Ya podemos comprar la Sal de SAN VICENTE en Madrid

La sal que prefiero es de una salina de Cadiz que se explotaba hace siglos, en concreto desde 1771, San Vicente es productora de sal en el Parque Natural bahía de Cadiz. Una sal maravillosa que en casa degustamos y que regalo en cuanto tengo ocasión a las personas que saben valorar un producto artesanal y genuino.

La verdad es que en este tema hay muchos productores y el abanico es enorme: desde la mñas cara: la de Camargue (24 € kilo), pasando por la de Guerande (17€), la Maldon ( esta técnicamente no es artesanal ni es una flor de sal es una sal generada artificialmente por evaporación), en España son famosas la Mallorquina D´Es Trenc, la vasca de Añana y una cuantas más, pero despues de probarlas todas, con diferencia, la más elegante, la más fina, la que se disuelve mejor, es para para mi gusto esta sal.

Es una sal de la que ya hable hace tiempo y que regularmente pido por paquetes de bastantes kilos para reducir el impacto de los portes.De hecho me quede sin ella hace un par de semanas y el pedido me llegó la semana pasada.Pero ya no hará falta: desde esta semana la recientemente abierta tienda delicatessen DE SYBARIS en Madrid en el cruce Principe de Vergara con Alcalá tiene el catalogo completo de Sal de San Vicente, es decir tanto la flor de sal pura como las  otras 6 variantes que comercializan y casualmente desde esta semana Cesareo Gómez tiene la flor de Sal y la sal en Escamas de Chipre que son las perfectas combinaciones para una buena chuleta. Para muestra la chuleta que hay al fin de este post que nos tomamos este week end: sal con dos texturas…realmente buena.

Estamos ante una sal extraordinaria en finura: una sal que se recolecta a mano cada tarde: una capa que se crea de forma natural en la superficie creando una capa milimetrica que parece hielo. Por eso se la llama también sal de hielo. Es una sal  con un cristal muy fino, que se disuelve muy bien y sala más bien poco, con un sabor muy fino, elegante.Y la verdad en un mundo cada vez más industrial, más globalizado, que aleja cada vez más al productor del consumidor … sales producidas como esta reconfortan. Si estuvieramos en Francia esta sal se vendería al doble como esta pasando con la de Camargue.

Sobre esta base Salinas San Fernando saca mezclas a cada cual mas acertada. Yo he probado 3 de ellas. La verdad es que era esceptico y tarde mucho en abrir uno de los tarros: el día que lo probamos lamentamos no haberlo hecho antes. Era la mezcla para pastas, ensaladas y capaccios con frutos secos. Sorprendentemente acertada. Otras mezclas como la de pescados con salicornia son una gozada pero hay más:  alguna más clásica como la ahumada, otras muy genuinas: como la flor de sal al oloroso.

Hiper recomendable: hay botes desde 90 gr por muy pocos euros, a estos  precios el que no lo pruebe es que no quiere.