«

»

Abr 23

Segunda prueba del Geyser: un invento americano para asar

Es la segunda vez que usamos este invento que me ha dejado David, una persona que conozco por el blog.

La última vez en la segunda mitad de cocción no funcionó bien pero la verdad es que es un aparato que es una pasada y antes de que lo encarguemos por internet o lo descartemos prefiero testearlo bien y hay 4 o 5  personas del blog con interés.

Estas son varias fotos del aparato para que lo entendais:

Hay una base con forma oval en la que se mete agua, esta base se tapa herméticamente con una tapa ( es la que se ve invertida en la foto) que tiene un cuenco adherido que recoje la salsa de lo que se asa en “cubierta”. La estanqueidad queda asegurada por dos abrazaderas laterales que actuan de asas y mantienen las dos bandejas selladas con fuerza. El recoje salsa tiene un tapón que por efecto de la presion que se genera en la base hace subir la salsa del conducto por un tubo que acaba en un difusor con numerosos puntos de salida y que garantiza un rociado perfecto.

La verdad ha funcionado bien, va goteando poco a poco más o menos en continuo en cuanto el agua está caliente y se genera presión en la parte inferior suelta una carga de salsa y vuelve a gotear.

Pero el aparato esta hecho con materiales baratos y tiene una serie de   pequeños defectillos: por una parte la salsa queda en el cuenco blanco y al acabar de asar hay que desmontar el aparato para sacar la pieza y recuperar la salsa. Por otra parte, las piezas no son muy sólidas, hay algunas holguras, y no parece que vaya a ser el trasto que dejasas en herencia a tus hijos y que  crea un cisma. Lástima porque trabaja bien y las aves salen con un punto realmente maravilloso.

El punto del ave salío muy bien, no encontré entre los proveedores de ave, pollos normales que es con lo que quería hacer la prueba y acabe llevandome un pollo de Bresse, error porque claramente no merece la pena el sobrepreecio considerable que hay que pagar.

Por lo demás el aparato funciona muy bien; otra peguilla es que no se puede desconectar el tubo así que al final de la cocción si uno quiere la piel crujiente debe sacar el armatoste y separar la pieza que está asando y pasarla una fuente. Esto es fácil porque con abrir las abrazaderas se puede separar la bandeja de metal y eso es lo que hice los ultimos 20 minutos.

La verdad es que es una gozada de aparato pero la calidad de materiales echa para atrás porque no creo que tenga una vida útil muy larga.

 

1 comentario

  1. Maria LLamas

    Ufff Cristophe que complicado suena. Ya me contaras si las otra pruebas dieron resultado o no. Me parece mas practico el romertopf pero estaré muy interesada en saber tu conclusión.
    Maria

Los comentarios han sido desactivados.