«

»

Dic 17

Una carta muy sentida

Bueno, mañana mi mujer y yo vamos a un evento a uno de los templos de la gastronomía española: EL CELLER DE CAN ROCA. Los que no lo conozcais, no tiene perdón, porque el merito que tienen los hermanos Roca es realmente maravilloso. Conseguir estar en el top 4 del mundo desde hace varios años no es más que uno de los reconocimientos más que merecidos de este trío que ha sabido permanecer cercano, cálido y humilde a pesar de tanto reconocimiento. Ni os lo penseís; hay vuelos de bajo precio de Ryanair a Girona desde media España (nuestros billetes mañana cuestan 42 euros ída y vuelta desde Madrid), los menús que ofrecen en cualquier otro país de Europa costarían el doble o triple y es un lugar tan especial y fácil que merece la pena que os regaleis un aniversario allí. La verdad  es que tenemos  mucha suerte de ternerlos tan  cerca.

El caso es que hay un grupo llamado LA FAMIGLIA, organizado y capitaneado por Fernando Angulo que organiza una vez al año una cena memorable en este templo, cena en la que tanto el menú como el maridage alcanzan un nivel que sale totalmente de lo normal. La verdad, lo sé por el Gastronomic Touring Club que yo organizo, es que constituir un grupo de 14 o 15 personas facilita mucho las cosas y permite hacer maridajes mucho más complejos con cantidades a veces muy muy pequeñas. Trataremos de compartir a la vuelta las vivencias pero voy a lo que ocupa el titular de este post:  mientras estaba dandole vueltas a qué preparar en casa esta noche mis ojos se han posado sobre esta carta que está enmarcada en nuestro salón y que encontré hace 20 años buceando con mi abuela francesa en las maletas de madera de un desván de su casa.


Esas cruces que hacen las veces de firma de personas que no saben escribir es realmente conmovedora y es la proporción que en la Francia profunda de finales del XIX había de personas que sabían y no sabían leer y escribir.

Es una carta que no guarda relación con la comida pero que es pura vida, puro zumo de vida y en ese sentido puede tener su lugar aqui: resulta que en Virac, un pueblo o mejor dicho una aldea del sur de Francia, en 1874, un cura dijo en misa que quería comprar un nuevo altar y que los paroquianos lo pagarian proporcionalmente a las contribuciones que pagaban. Ante la negativa de muchos de ellos, declaro que no importaba y que lo pensaba adquirir de todas formas y que ya se lo haría pagar.

Los campesinos son más pacientes, más tenaces, acostumbrados a un ritmo, el de las cosechas lento y sometido a inclemencias.  La carta tardo en fraguarse 7 años porque es el tiempo en el que muchos de ellos tardaron en darse cuenta que cuando perdían un familiar o tenían que hacer un aniversario de funeral el cura les cobraba mucho más de lo habitual por sepelios o recordatorios. El pueblo se alzó y escribió con notario esta carta que no se por qué está en nuestro poder. La carta lleva el sello del ayuntamiento y es más que probable que fuera el receptor de esta queja.

Vaya con el cura !!

Por cierto este es el vídeo de la ultima visita al Celler de Can Roca el 12 de octubre pasado … a ver si os animais… de verdad merece la pena:

Bueno hasta el domingo: esta mañana me he ido con Miguel, una persona que conozco por el blog a Mercamadrid y he comprado unos lenguados gigantescos de más de kilo con una pinta extraordinaria!!

8 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Lucullus

    Que poquito nos queda maestro…

  2. Christophe

    Yo me acabo de despertar y tomamos el avion en una hora.
    Hasta dentro de un rato.
    Ciao

  3. Lucullus

    Nosotros salimos de Valencia ahora…

  4. Delicia (de merluza)

    Qué disfruteis del viaje!

  5. Miguel

    El morrillo estaba extraordinario. Gracias por presentame a José María y hacer de cicerone ayer en Mercamadrid. Has sido muy generoso dedicándome tu tiempo.

  6. Christophe

    Hola Miguel, me alegra que os gustara el morrillo. La verdad es una pieza muy especial y dificil de encontrar. Hoy hemos tomado los lenguados al horno… que buenos han quedado, que genero tan bestial tiene Chivite.
    A la prochaine

  7. Christophe

    Gracias, la verdad es que si esto no lo disfrutas no disfrutas de nada.

  8. Christophe

    Que pasa Dule, ya habeís vuelto… la vuelta bien ??
    Me ha mandado un comentario Jose Luis, esta tarde tengo que ir a comprar alguna cosa para que mi madre se pueda llevar a Londres mañana como regalo para mi hermana y cuñado y no me da tiempo a ver el billete hasta por la noche pero si finalmente podemos ir os llevaré un poco de flor de sal… ya sabes que tengo un poco :)

Los comentarios han sido desactivados.