«

»

Nov 21

Arroz meloso de zorzales, níscalos y garbanzos

Bueno, con el frío, la verdad es que estos arroces melosos entran que da gusto. Higinio Gómez recibió el otro día unos zorzales magníficos y decidí hacer un arroz meloso con níscalos y garbanzos.Mi madre por cierto me dijo hoy que eso de poner garbanzos le parece muy mal. La verdad la mujer es sincera pero vaya !!

Realmente es un plato que cualquiera puede hacer con un poco de cuidado. Mucho más sencillo que los arroces secos y que siempre da un magnífico resultado.

La base es siempre tener un buen fondo, en este caso, los que seguís el blog con asiduidad sabéis que soy un obsesivo de los fondos y los dejo toda la noche en el horno a 90º. En este caso hemos hecho un fondo con carcasas de codorniz que he dorado en el horno media hora a 190º, una media hora mientras rehogaba la verdura en un perolo grande. Luego he juntado todo con agua fría y cuando empieza a hervir, después de desespumarlo se introduce en el horno y se olvida hasta el día siguiente. La casa por cierto huele que da gusto. Ahora bien, eso de hacer fondos maratonianos puede evitarse y probablemente el plus de tener esto 24 horas en el horno es reducido se puede suplir supervisando el fondo solo unas horas, en este caso. Acordaros que en los pescados no se debe rebasar las 35 minutos.

Volvamos a la cocotte: se rehoga con un poco de aceite cada ingrediente: en este caso cebolleta, judias verdes, garbanzos, los níscalos cortados en trozos regulares y los zorzales. Cada uno con un poco de sal.

Se rehoga cada cosa por separado. Luego se rehoga el tomate con un poco de pulpa de nora y se reincorporan y mezclan los ingredientes. Se añade el triple de caldo que el peso de arroz que se vaya a poner. En este caso hemos puesto 100 gr de arroz por persona, siendo  500 gramos y por tanto 1 litro y medio de fondo.

Se añade el fondo y cuando vuelve a hervir se deja 5 minutos a un chup chup medio.

Cuando han pasado los 5 minutos, se añade el arroz y desde que hierve se cuentan 17 minutos.

Realmente bueno, hemos repetido 3 o 4 veces cada uno.

Los zorzalitos, se degustan como caníbales, con las manos y eso que había un montón.

En invierno estos arroces melosos son realmente buenos, la verdad. Yo creo que vamos a repetir alguna combinación en breve. Además en la cocotte quedan de cine y es mucho menos lío que poner el difusor etc…

He preparado un vídeo sobre la visita a VALDERRAMA, que resulto muy agradable e instructiva. La verdad hay tanto por descubrir y aprender y es tan estimulante conocer gente tan emprendedora y que se mueve tanto que fue un día redondo. Destino digno del GTC !!

4 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Pierre Roca

    Muy apetitoso tu arroz de hoy, Christophe. Soy, igual que tú, maníaco de los fondos. Los hago de carne, de ave, vegetales y fumets. Excepto los fumets, se pasan horas en el fuego. Tengo un congelador vertical lleno de ellos.

    Este fin de semana he tenido a mi hija Isabel -14 años y gourmet absoluta- y hemos hecho para hoy un arroz también meloso pero de sepia. Muy rico. Tenía poco fumet y lo he mezclado con un fondo vegetal.

    Veré si encuentro zorzales en la Boquería. Si no es así usaré codornices que al ser de “élevage” no saben a casi nada, pero el sofrito, la base, salvará el asunto para el próximo arroz.

    Ayer cenamos un clásico catalán, todo ligereza: “sopa de farigola” -sopa de tomillo-. Una maravilla de sencillez.

    Gracias por la generosidad de este blog tuyo que nos hace más sabios.

    À bientôt.

  2. Christophe

    Me alegra que te guste el blog. Zorzales deberias encontrar sin problemas en algún puesto especializado en caza.
    ¿como se hace la sopa de farigola?
    À la prochaine.

  3. Pierre Roca

    La sopa de farigola -de tomillo- es de lo más simple. Se cortan previamente, unas horas antes, unas rebanadas muy finas de pan del día anterior. Si son del mismo día pueden tostarse. Se ponen en los platos o bols respectivos, se añade un buen chorro del mejor aceite y una ramita de tomillo. Se pone agua al fuego y cuando hierve se vierte en los platos, dejando que infusione con el tomillo. Voilà.

    Algunas variantes posibles: frotar las rebanadas de pan con ajo, verter una yema en la sopa, usar algún caldo en lugar de agua, incorporar el tomillo y el pan en el recipiente en el que ha hervido el agua, retirar posteriormente el tomillo y batir, etc. Es la sopa más ligera, natural y saludable que conozco. Muy recomendable para las cenas caseras y para después de los excesos. Bon appétit !

  4. Christophe

    Muchas gracias, promete mucho y más sencillo imposible.
    Muchas gracias Pierre !!
    Ciao

Los comentarios han sido desactivados.