«

»

Oct 16

EL CELLER DE CAN ROCA: el tercer destino de Gastronomic Touring Club

Bueno, ayer vivimos un día intenso que empezó a las 7H45 de la mañana embarcando en la terminal 1 de Madrid por RyanAir un grupo de 17 personas para hacer una peregrinación al Celler de Can Roca. Un lugar fuera de lo común situado en Girona y en el que los tres hermanos ROCA han aupado su restaurante al puesto 4 de la clasificación mundial y han conseguido este año -con un retraso muy injusto, hay que decirlo – su tercera estrella Michelín.

El avión llegó puntual en un día un poco melancólico y gris por la lluvia -por eso he elegido esta música de Ann Brun-, y a las 8h40 de la mañana el autobús que nos esperaba nos llevó al centro de la ciudad donde había organizada una visita de tres horas por el casco histórico con un guía. Tuvimos, como siempre, mucha suerte porque no nos llovío en toda la visita.Después de un largo recorrido, con parada incluida en una pastelería en la que uno de los integrantes del GTC  entró en una pastelería tradicional y sacó una bandeja de XUXOS  -unos pepitos con crema pastelera- para saciar un hambre creciente y preocupante,  paseamos por las ramblas, el barrio judío, la catedral, los baños árabes y las murallas, a las 13h00 volvimos al autobús y fuimos al Celler donde empezo un festival que acabó a las 18h20.

No soy capaz de transmitir todo lo que se habló, todo lo que se sintío, todo lo que se desgustó. Solo puedo decir que la gente salío encantada de esta casa en la que JOAN y PITU ROCA hicieron todo lo posible por atendernos y hacernos sentir como en nuestra casa.

Al llegar tomamos una copa de cava en el salón que hay en la entrada y los primeros snacks. Pasamos despues a una visita guiada a la bodega con PITU ROCA. Visita en la que repasamos sus caldos / denominaciones  preferidos: champagne, riesling, borgoña, priorato y jerez. Despues de este recorrido intimista y lleno de poesia y música, JOAN ROCA nos enseño la cocina, los métodos de trabajo y las diferentes partidas. Pasamos ya al comedor donde nos esperaban dos mesas redondas. Hemos decidido montar mesas redondas desde la visita a Mugaritz: es mucho más convivial y mucho más divertido.

Tomamos el menú largo: FESTIVAL, tal y como se ve en el video.

Algunos snacks -algunos antes eran platos- y platos del menú  que nos han resultado especialmentemaravillosos:

el parfait de pichón, la tortilla de caviar de arenque; la escalibada al humo de brasa de encina; los higos con foie; la gamba a la brasa, arena de gamba y eséncia de gamba, la sopa de cebolla y nueces de Crespià con comté; los calamares con roca de cebolla;adaptación del steak tartar con helado de mostaza; un cordero con terrina de melocotón y albaricoque , el soufle de rosas, vainilla, regaliz, caramelo y oliva negra sobresalen sobre los demás. Pero este trabajo de orfebres es maravilloso en su conjunto.

De verdad si solo pudieraís tener una vez una experiencia gastronómica yo os recomendaría este lugar. Por muchos motivos: su cocina, por supuesto, su bodega, el maridaje propuesto por Pitu es extraordinario por 60 euros persona. Para muchos puede parecer mucho pero la elección propuesta de vinos sublima uno a uno cada uno de los platos y eso es que el trabajo de los hermanos esta muy muy bien hecho. Por la cercanía y hospitalidad de estos hermanos, su trato cálido y franco. No podemos pasar por alto el local, también, maravilloso de modernidad y sencillez, forma triangular -esto quizás por la forma triangular de la ciudad, aunque yo me inclino a pensar en 3 lados por tres hermanos- con mucha luz, muy buena sonoridad, un local en el que te encuentras muy muy a gusto. Por ultimo, de todo lo que conozco la relación Calidad Precio de esta experiencia es inmejorable: el menu que tomamos ayer era el Festival: 7 snacks a cada cual mejor, 9 platos, un prepostre y dos postres por 145 euros iva incluido es un regalo cuando en la mayor parte de los 3 estrellas te mueves más bien en los 180 y en otras ciudades de Europa es impensable bajar de los 250-300 y en ningún caso con un maridaje de esta categoría: sobresaliente, incluyo en algunos platos dos caldos diferentes con los que acabamos con 14 !! vinos diferentes. Vamos que estamos ante una experiencia extraordinaria, que merece con creces la pena.

Joan se acerco muy amable a las dos mesas y estuvo hablando un rato largo.

Salimos a las 18h15, con ganas de concretar donde tendrá lugar el Gastronomic Touring Club IV. El liston esta muy alto… como anecdota contar que nos acompañaban dos personas de Sant Celoni  y Joan y Pitu Roca les agradecieron el trato que habian dispensado a su madre que había ido al restaurante un tiempo atras y que se había sentido tan bien atendida que, por lo visto, en una entrevista por la radio, cuando le preguntaron cual era su restaurante favorito habia contestado sin dudarlo: “Sant Celoni”…  ¡¡ que gracia y que bueno !! Este es el video del que ha sido el tercer destino del GTC:

12 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. David

    Después de ver el reportaje me quedo fascinado y sin palabras. Qué auténtico FESTIVAL!!!. Iré sin duda en cuanto pueda.

  2. Lucullus

    Ganas tengo de que llegue el 19 Dic…

  3. jorge lozano

    me quedo con elBulli……

  4. Christophe

    Hola Jorge, suerte tienes de haber probado el trabajo de elBulli, yo lo he intentado sin éxito varias veces así que no puedo comparar. De todas formas es mucho más accesible el trabajo de los Hermanos Roca que el otro: yo he ido al Celler ya varias veces reservando con unos meses de antelación sin problema y en el otro sitio ni siquiera diciendo que la fecha que el quiera dentro del año siguiente el día que abren las reservas… Lastima que tantos y tantos aficionados de verdad no hayamos podido probar el trabajo de Ferran y la verdad conozco a muchos.

  5. Christophe

    Pues si yo también… vaya FESTIVAL . Pero es el 18 ¿no?

  6. Lucullus

    si…

  7. ELena

    Hace un mes tuve la suerte de probar en un fin de semana elBulli y Can Roca. Y no se puede comparar elBulli con ningún restaurante. Y no porque sea mejor. Joan Roca nos lo explicó muy gráficamente: “Ferran compite solo en un circuito; el resto jugamos en otra liga”. Después de comer en ambos le doy la razón: elBulli se acerca más a una performance gastronómica, a una experiencia única que tiene menos que ver con comer y más con descubrir un planeta culinario diferente. Eso sí, de los restaurantes “terrenales” en los que he estado (y son muchos) el mejor es, sin competencia que se le acerque, Can Roca. Por el servicio, por la cercanía y la profesionalidad de los hermanos Roca (también disfruté de las emocionantes visitas guiadas a cocina y bodega), por el maravilloso menú y el entorno único. Un diez!

  8. Christophe

    Que suerte tienes Elena, la verdad es que creo que tienes razón en lo que dices y que la experiencia en elBulli es algo diferente y efectivamente creo que es un trabajo diferente al que hacen en otros restaurantes… Estoy seguro de ello. Que suerte tienes!! la verdad da bastante envidia :)

  9. Antonio

    Coincido plenamente contigo Christophe.

    Este pasado sábado, tuve el inmenso placer de cenar en El Celler.

    Extraordinaria cocina, servicio impecable, la visita a la bodega, la cocina….

    Una maravillosa experiencia.

    Por cada uno de los platos del menu, merece la pena mis 7 horas de viaje.

    Es difícil comparar entre todos los grandes.
    En efecto el Bulli, es diferente, yo lo dejo siempre al margen de los demas, porque no es comparable.

    Para mi, por ahora, donde mejor he comido ha sido aquí y en M.Berasategui.

    Por cierto, el restaurante bellisimo, de los mas bonitos que hay.

    Y tenias razon, el maridaje se hace corto!!

  10. Christophe

    Hola Antonio, cuanto me alegra que te haya gustado la experiencia ¿eres de Madrid? lo digo por la distancia que mencionas a Gerona y por avisarte, en ese caso, de algún GTC.

  11. Antonio

    Christophe, de cerquita, de Valladolid.

    Gracias por lo del GTC, pero mis salidas se han reducido mucho. La “culpa” la tiene una niña de 3 añitos.

    Saludos

  12. fina

    Que curioso!, cuando salí al balcón para ver si aún llovia, vi a un grupo de personas que estaban en la esquina de mi calle degustando unos xuixos de Can Castelló y pensé: pobres, de excursión por Girona con este tiempo! Pero realmente, valió la pena.

    Yo, mientras degustábais esos excelentes platos, recogía pinetells, rovellons, trompetes de la mort y lleteroles.

Los comentarios han sido desactivados.