«

»

Mar 29

Los pimientos de Espelette: otra contribución indirecta de Cristobal Colón

Un vasco que viajo con Cristóbal Colón trajo de Méjico un pimiento que acabo plantándose en la zona francesa del país vasco, concretamente en el valle por el que discurre el río Nive, que pasa por donde estuve este último fin de semana.

Al principio, este pimiento fue muy utilizado en medicina  pero a partir de 1650 se empezó a plantar en la localidad Francesa de Espelette y muy rápido se empezó a usar como condimento o como conservador de carnes.
Sus granos y variedades fueron poco a poco seleccionados hasta conseguir la que se llama variedad GORRIA, hoy conocida como Pimiento de Espelette, con una denominación de origen que cubre 10 municipios del país vasco Francés y aglutina a 128 productores artesanales.
Este pimiento se comercializa en forma de pimientos en cuerda -como el de la foto- , su color puede variar del rojo oscuro al rojo anaranjado y es muy característico por sus aromas que combinan afrutado y tostado. Tiene un picante moderado, largo en boca y sustituye la pimienta, se usa mucho en alta restauración.
Se vende en otras formas: en polvo, se trata de pimientos deshidratados en el horno a 60ºC y luego triturados, se vende también mezclados con sal para condimento e incluso en forma de una especie de tabasco vasco muy curioso -también lo he comprado-.
He traído varias muestras de regalo para amigos y en esta foto se ve como las casas en Espelette están adornadas de las cuerdas de pimientos.
En general se utiliza sustituyendo a la pimienta pero queda especialmente bien con carne, con huevos, con mayonesa o dandole vidilla a salsas o guisos.