«

»

Dic 15

Una cena de quesos con jalea de gerwuztraminer y pan de nueces y pasas

P1000584Con las fiestas que se avecinan, la verdad es que apetecen cenas ligeras. Unos quesos bien afinados, a buena temperatura con una copa de vino y con una buena jalea de gewuztraminer es una opción muy buena y sin complicaciones.

Ayer hemos almorzado en La Taberna Siciliana y al estar cerca de la mejor tienda de quesos de Madrid hemos aprovechado. En quesos franceses Poncelet P1000585se surte de un afineur de Lyon. Los afineurs son expertos en “afinar”, en curar, madurar, en definitiva, redondear quesos. Su papel es tan importante que el afinador suele encarecer el producto entre un 50% y un 100%. Pero merece la pena. En los quesos como en casi todo es mejor poco de algo realmente bueno que una cantidad mayor de algo más mediocre. La sal de la vida.Esto lo hemos combinado con un  CONFIT DE VIN D´ALSACE GEWURZTRAMINER. Realmente bueno con este tipo de quesos.

El primer queso que compré fue un ROQUEFORT, es el queso preferido de mi hija. Mucha gente no sabe que el protocolo marca que el corte de los quesos azules manda cortar el gajo por la mitad y luego darle la vuelta y cortarlo verticalmente, como en la foto. Así se reparte mejor el famoso P1000586Penicillium Roqueforti, el hongo que da ese color y sabor tan especial y que da nombre al queso. Este es un queso de mi zona originaria de Francia, un queso de oveja curado en las famosas grutas. Una anécdota poco conocida es que hasta encontrar la penicilina, los pastores tenían por costumbre tapar sus heridas con roquefort. Esta práctica, muy habitual, era tratada por los médicos de charlatanismo o incluso brujería y en todo caso, muypx_ombra_900_dig peligrosa aunque efectiva por cierto. Hasta que Fleming no descubrío la penicilina la ciencia no dío base cientifica a esta práctica.

Otro de los elegidos fue un BANON CHÊVRE FEUILLE,un queso con denominación de origen, de cabras de 3 razas autóctonas que deben alimentarse en las colinas de la región al menos 210 días por año. Es un queso de pasta blanda, envuelto en hojas de castaño oscuras, atadas con una rafia. La pasta es untuosa y la textura realmente agradable. Parece que existe una traslación de los taninos de la hoja de castaño al queso.

Otro de los quesos que he comprado es un MUNSTER, era el queso favorito de mi padre, un queso de leche de vaca, de pasta blanda y corteza lavada, un queso de olor fuerte pero sabor suave que combina maravillosamente con la jalea de vino.

Como vinos tomamos Hechizo, un Pedro Ximenez “joven” con el roquefort y el Vallegarcía Syrah del Señor Cortina con el resto. Maravillosos todos ellos.

7 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. El_Pollito

    Vaya pinta tiene ese Roquefort, un queso en mi humilde opinión muy denostado (incluso poco valorado) en nuestro país muy probablemente debido a la escasa calidad de muchos quesos azules que se venden/confunden como Roquefort auténtico cuando no es ni una mera aproximación.

    Nunca he tomado un PX joven y me parece muy curioso, porque no tenía idea de que se “vinificara” así esta uva. ¿Qué tal es el resultado? Del syrah de Vallegarcía poco que decir: vinazo!

    Y un apunte fuera del tema del post. Leí el otro día que había reabierto sus puertas “La Cruzada” una de las buenas barras de Madrid para chatear (de vinos… no de interneteee), y me comentan unos amigos que sigue a un muy buen nivel. Referencia interesante en el Madrid de los austrias.

  2. Christophe

    Pues si el Roquefort es un quesazo !!, prueba este PX si tienes ocasión y si puedo, aunque me pilla muy a trasmano, probare si puedo que estos locales tienen un encanto especial.

  3. Ricardo

    El Munster como bien defines Cristophe es un queso de olor fuerte y sabor suave los primeros días, después se ponen al mismo nivel olor y sabor. Excelente queso

  4. Compañía de Libros

    Christophe qué maravilla!!! Me encanta leer tu blog porque te interesa todo y transmites toda la alegría que desprende la cultura culinaria. Por cierto, las recomendaciones para Argentina surtieron efecto. A la Cabaña de las Lilas fuimos dos veces. Todavía pulula por mi cabeza el increíble sabor del buey de Kobe. Gracias por tu ayuda . La verdad es que Argentina está llena de sitios interesantes para comer. En Puerto Natales (Chile) probé una centolla con kiwi que me gustó muchísimo. Se trataba de un pequeño restaurante donde se fusionaba la cocina chilena y la africana. De hecho, el restaurante se llama Afrigonia (por África y Patagonia). Pues lo dicho, mil gracias.

  5. Christophe

    Bueno me alegro mucho que te gustara, eso me lo recomendo un amigo reciente, gran aficionado a las ostras, muy muy viajero y sobre todo gourmet y anfitrion “hors normes” de los que te hace un menu degutación de 10 platos a cada cual más complejo y de nivel muy muy alto.
    Con esos antecedentes, no podía fallar. Mañana le voy a ver para darle un poco del maravilloso erizo fresco Gallego de Cominport y le daré las gracias de tu parte.
    Si vuelves a viajar avisame: esta comunidad de aficionados, aunque muy modesta, poco a poco es cada vez mayor y muchos estamos encantados de compartir conocimientos y experiencias.
    Ciao

  6. pisto

    Hombre, es una pena tomarse un Munster con tinto (y, sobre todo, con según qué tintos), pudiendo tomárselo con un Gewurztraminer. À chacun…

  7. Christophe

    Bueno, eso no es una decisión per se, es porque me queda mucho por aprender, sobre todo en el universo vinos.
    la proxima vez no pasará. Gracias por avisarme.

Los comentarios han sido desactivados.