«

»

Ene 31

Rábanos Vivos de Redzepi : un plato del que dicen será el próximo sucesor de Adriá

p1050995

Ya está bien de estar apoltronado, apolillado y acartonado.

Hemos decidido anticiparnos !!

Cansados de no tener mesa en Elbulli hemos pensado que mejor tratamos de conocer al sucesor antes de que lo entronicen ( no sé si existe este verbo en castellano) y sea también imposible.

p1050993

Uno de los restaurantes que más suenan en la sucesión del Bulli es NOMA de Copenhague, allí René Redzepi ha creado de la nada, en un país en el que los platos nacionales son platos hervidos durante horas en grasa de cerdo, un templo.

El templo se llama NOMA.

Es un restaurante muy reconocido ya. Fue puntado, por ejemplo, por la lista Pellegrino como número 15 del mundo en 2007 y subió al puesto 10 el año pasado.

Redzepi aprendió, según el, lo que es “la libertad” gastronómica con Adriá y la “incesante búsqueda de la materia prima perfecta” en The French Laundry

Como todos los seres extraordinarios, después de un aprendizaje muy concienzudo y duro , hoy, vuela solo.


Antes de ir a ver la estatua de la sirenita de Copenhague y a conocer de primera mano a Rene, vamos a hacer uno de sus juegos, un inocente plato suyo, una “mise en bouche” divertida y nada pretenciosa llamadaRábanos vivos”.

Los rabanitos, con hojas incluidas, están literalmente plantados en una capa de pan negro tostado, reducido en trocitos que parecen tierra. Una divertida pero muy realista ilusión óptica. Un juego de presentación.

– 1 manojo de rabanitos ( los mejores son los pequeños que, como sabemos todos, son menos picantes que los grandes que además suelen ser más esponjosos)

– 1 queso fresco tipo filadelfia

-6 ramas de cebollino

-3 ramas de perifollo

– 3 ramos de estragón

– Gotas del vinagre que hay en los botes de alcaparras

– 4 rebanadas de pan de centeno

– Pimienta blanca de molinillo (yo no tengo blanca)

Se cortan lo más fino posible todas las hojas, se mezclan con el queso y con las gotas de vinagre del bote de alcaparras. Se tapa con film y se reserva. Si se hace con minipimer, es mejor mezclar bien después de pasar la minipimer, con una cuchara, para volver a solidificar el queso. Quizás sea mejor hacerlo a mano más despacio.

p1050972p1050974

Se lavan los rábanos y se guardan en un bol con agua fría y hielo. Así la hojas guardaran su frescor y un color agradable.

Se tuesta el pan de centeno y se tritura.

Con esto, en una fuente, se hace una tierra en la que se entierran los rábanos.

Se sirve de aperitivo con el queso. Un juego simpático, original y realmente sabroso. En casa nos gustan los rabanitos y esta es una forma de presentarlos muy original y divertida y desde luego la receta es muy sabrosa.

Desde luego si sacas esto con invitados no se pueden quedar igual !! : o te toman por un freakky (no se si se escribe así) o cuando menos por un tío muy moderno… salvo que cuentes las historia del Noma , en ese caso te toman, quizás, por una gastro intelectual… no se que es mejor, la verdad, … pero el juego de René es divertido.

Como decía el malo de MATRIX “Un jeu, ce n´est qu´un jeu”.

Ahora hablando en serio: no se cuando podremos ir a Copenhague, quizás sea mejor esperar a que pase esta maldita crisis pero mientras tanto, entre todos y juntos, trataré que hagamos cosas divertidas y no muy caras.Así, quizás, consigamos pasar este invierno que va a durar mucho más tiempo del que quisieramos todos.