«

»

Oct 26

Arroz de conejo de bosque y las setas que se zampan !!

Bueno , en La Boquería hemos conseguido unos conejos de bosque, jóvenes ( eso se ve por las uñas que eran blandas y claras) que olían a bajo bosque.

Se toman los trozos de conejo que estará cortado en 8  y se sofríen en una sartén hasta que estén dorados. Entonces se retiran. Se echa cebolla cortada en cuadrados pequeños, un par de dientes de ajo picados fino y  la pulpa de 2 o 3 tomates.Se raspa con un cucharón para desprender los azucares. Se sofríe bien hasta que queda muy condensado y ha perdido el agua.

 

En una bolsa se guardan unos granos de pimienta, una hoja de laurel, una ramita de tomillo y unos granos de comino. Se pone en el cazo y se echa el conejo, se cubre de agua y se pone a hervir. Cuando hierve se baja el fuego para que haga chup-chup durante una hora.

La parte central del conejo que es mas fibrosa se retira a los 20 minutos (si no lo hacemos quedará demasiado fibrosa y seca) y si se han puesto también trozos de perdiz se deben retitar las pechugas también a los 20 minutos.

Al cabo de una hora se retira el conejo, se cuela y se guarda el caldo. Se pone el horno a calentar a 190º en la posición calor circulante si el horno lo tiene (es el icono de un ventilador) si no se tiene se pone calor arriba y abajo.

Se rehogan las setas con un poco de aceite. 

Al cabo de 10 minutos de reposo del conejo se separan los trozos de carne de los huesos y se reservan. Queda mejor si se deja del tamaño de un bocado.

Se pone un cuenco de barro a fuego fuerte, se echa  el aceite y en el se rehoga el aceite y se echa el caldo reservado en una proporción doble a la de arroz. 

Nota: se debe echar 100 gramos por persona y el doble y un poco más de caldo de caldo -120 gramos de caldo-

Se echa el caldo hirviendo, se iguala el arroz para distribuirlo bien. se prueba de sabor para comprobar el punto de sal. Se introduce en el horno y se deja 18 minutos sin tocarlo ni moverlo.

Cuando faltan 4 o 5 minutos se prueba robando con una cucharilla unos gramos de arroz. Si esta muy seco se pone un poco más de caldo (o de agua si no se tiene caldo) repartiéndolo bien.

Cuando cumple el tiempo se saca del horno, se tapa con papel albal durante 7-8 minutos.

Cuando se va a servir se raspa de fuera hacia dentro con una espumadera para mezclar/igualar los granos/ las cocciones  de arroz.

Este arroz es para quién haya probado conejo o liebre que son carnes de sabor fuerte y que dan lugar a arroces fuertes o quien no tenga prejuicios. 

Ha quedado muy bueno, el conejo jugoso, las setas en su punto, y eso que era la primera vez que lo hacíamos en cazuela de barro. Que suerte… por cierto.. 

Yo suscribo completamente una frase de Thomas Jefferson que debía ser un hombre tan irónico como brillante y cuya efigie esta  tallada en las montañas RUSHMORE de Estados Unidos: “Yo creo bastante en la suerte. Y he constatado que, cuanto más duro trabajo, más suerte tengo”. Que razón tenía el hombre !!