«

»

Sep 13

DIVERXO

Hoy hemos almorzado en DIVERXO con dos amigos profesionales de la restauración a los que queriamos agasajar aprovechando que hasta dentro de unas pocas semanas no arranca su nuevo restaurante y haciendo algo que después de la apertura será ya imposible. Evidentemente, con amigos, una buena conversación, buenos vinos y en un sitio como Diverxo, el almuerzo es una experiencia.  

David no deja de sorprender, nuestro último almuerzo en Diverxo fue en julio y hoy todo era nuevo: no hemos probado ningún plato de los de antes de verano. La mayoría son sencillamente maravillosos y mantienen el sello redondo tan único de Diverxo.

David aprovecha las vacaciones para viajar y asimilar técnicas y materias primas de otras culturas. En cada viaje “metaboliza” cosas, este año,por ejemplo, Perú y Hong Kong. Esa pasión, ese proceso creativo, esa rigurosidad, ese interés por ofrecer cosas nuevas y ese inmenso talento de David hace que una experiencia en Diverxo sea extraordinaria y única.

Las dos mayores sorpresas gastronómicas que he tenido en mi vida han sido Joel Robuchon y David Muñoz: el que haya tenido la suerte de probar Joel ya puede hacerse a la idea de lo que yo digo significa. 

En todo caso tenemos mucha suerte: nadie puede probar ahora la cocina de Joel Robuchon así que tener cerca a alguien como David, con tanto talento y con una forma de ser tan asequible y generosa con los demás es un lujo que, definitivamente, no tiene precio.